El mundo atraviesa un acelerado proceso de globalización y digitalización. Un número creciente de transacciones se realiza en línea entre personas de todo el mundo. Entre el 3 y el 5% termina en disputas, un total de más de 700 millones sólo en 2015 (Katsh y Rabinovich-Einy 2017: 67).

Algunos son compradores en eBay que afirman que el vendedor no envió el producto tal como se especificaba en el acuerdo. Otros son usuarios de Airbnb que protestan porque la casa no era “como la de las fotos”. Otros son patrocinadores en campañas de financiamiento colectivo que reclaman porque el equipo emprendedor falló en alcanzar los resultados prometidos.

Los métodos existentes de arbitraje son excesivamente lentos, costosos y poco confiables para un mundo en línea y en tiempo real.

Este artículo presenta el concepto de justicia descentralizada, un innovador sistema de resolución de disputas basado en la tecnología de blockchain y la inteligencia colectiva. En especial, hace foco en Kleros, el primer sistema funcional de justicia descentralizada.

Lo que los Griegos sabían sobre la Justicia

La Antigua Atenas desarrolló un sistema judicial notable. Los juicios utilizaban ciudadanos comunes como jurados. En los días de juicio, quienes deseaban formar parte del jurado se presentaban en el tribunal, donde se desarrollaba un sofisticado proceso de selección.

Los ciudadanos insertaban su pinakion (una placa de bronce o madera que servía como documento de identidad) en una ranura de un gran bloque de piedra llamado kleroterion.

Luego, un funcionario echaba unos dados blancos y negros con forma de icosaedro (20 caras) por un tubo fijado verticalmente en un lado del kleroterion. Los dados se acumulaban en la parte inferior y eran liberados uno a uno, en el orden aleatorio en que iban cayendo. Los candidatos a los que caía un dado negro se iban a su casa. Los candidatos con un dado blanco iban al jurado (Boegehold 1995). De esta forma, el kleroterion era una máquina de sorteo que garantizaba transparencia en la selección del jurado.

Hace 25 siglos, los atenienses descubrieron que un sistema de justicia podía funcionar entre pares siempre que se cumplieran tres condiciones: 1) El jurado debía ser voluntario; 2) El jurado debía ser pago; 3) La selección de jurados debía realizarse por sorteo (kleros).

A comienzos del siglo XXI, en un mundo globalizado y digital, las ideas de los tribunales griegos vuelven a cobrar relevancia. Pueden ser la base para la construcción de un sistema de justicia descentralizado que resuelve disputas de manera rápida, económica y transparente.

Pinakion. Esta placa de bronce o madera era el documento de identidad en la Antigua Atenas.
El Kleroterion. La máquina de sorteos usada en la Antigua Atenas para elegir jurados aleatoriamente.‌‌

Una Disputa de Software

Alice, una emprendedora de Argentina, contrata por internet a Bob, un programador de sitios web de Guatemala. Acuerdan las características del producto y Bob empieza a trabajar. Algunas semanas más tarde, entrega el sitio web. Pero Alice no está satisfecha. Alega que la calidad del trabajo es considerablemente inferior a lo esperado. Bob responde: “Sólo hice lo que acordamos”. Alice está frustrada. No puede contratar a un abogado para una disputa de unos cientos de dólares. Mucho menos, con alguien de otro país.

Imaginemos que, al momento del acuerdo, Alice y Bob hubiesen designado a Kleros como el sistema de resolución de disputas a utilizar en caso de controversia. Alice realiza el pago de honorarios en criptomoneda en una cuenta de garantía (escrow). El dinero quedará retenido en esa cuenta hasta que termine la transacción.

Si todo va bien, los fondos serán transferidos a Bob. Pero, en este caso, surge una disputa y el dinero queda bloqueado hasta que los jurados de Kleros tomen una decisión.

Alice completa un formulario explicando su reclamo. Ambas partes deben enviar unos fondos adicionales para los honorarios de los jurados. La parte ganadora recuperará ese dinero.

Chief es un desarrollador de software de Nairobi, Kenia. En el autobús rumbo al trabajo, revisa el sitio web de Kleros en búsqueda de trabajo de arbitraje. Gana un par de miles de dólares al año como jurado en disputas de software entre freelancers y sus clientes. Chief habitualmente trabaja en la corte Sitios Web, que requiere conocimiento de html, javascript y diseño web. Deposita 2 pinakion, una moneda (token) virtual utilizada en Kleros para la selección de jurados para disputas. Cuantas más monedas deposite, más probabilidades tiene un usuario de ser elegido como jurado.

Una hora más tarde, Chief recibe un email:
“Usted ha sido seleccionado como jurado de una disputa por la calidad de un sitio web. Puede acceder a la evidencia aquí. Tiene tres días para analizar la evidencia y enviar su decisión”.

Benito, un programador de Cusco, y Alexandru, de Rumania, reciben correos similares. También depositaron sus pinakion en la corte de Sitios Web. Fueron elegidos al azar entre un grupo de casi 3.000 candidatos. Aunque nunca se conocerán, trabajarán juntos en el arbitraje de la disputa entre Alice y Bob.
En el autobús de regreso a su casa, Chief analiza las pruebas y envía su decisión. Dos días más tarde, una vez que votaron todos los jurados, Alice recibe un email:

“Estimada Alice:
Te informamos que Kleros te eligió ganadora en tu disputa contra Bob. Tus $500 han sido reembolsados.”

Bob recibe un correo electrónico anunciando que ha perdido y que los fondos han sido transferidos a Alice. Los jurados son recompensados por su trabajo y el caso está cerrado.

El Proceso de Decisión de KlerosEl proceso de Kleros se compone de las siguientes etapas: el contrato, el resguardo de la evidencia, la selección del jurado, el análisis, la votación, la apelación y la redistribución de monedas.

El Contrato

Kleros es un sistema voluntario. Para utilizarlo, el contrato entre las partes debe tener una cláusula que indique que, en caso de disputa, ésta será adjudicada en Kleros. El contrato también establece en qué corte de Kleros ocurrirá el arbitraje. Algunas se especializan en comercio electrónico. Otras en finanzas. Otras en contratos de seguros.

El sistema de cortes de Kleros se compone de una raíz y diferentes ramas. La raíz es una Corte General, de donde surge una serie de ramas (cortes). Cada corte se dedica a un tipo específico de disputa.

Cada corte tiene un valor honorarios, que se pagan en la criptomoneda Ether (ETH), la moneda del blockchain Ethereum. El valor de los honorarios dependerá de la complejidad de las disputas y de la disponibilidad de jurados con las habilidades adecuadas para resolverlas.

Desde el punto de vista de Kleros, es irrelevante quién pague los honorarios. Éstos podrían repartirse por igual entre las partes, ser pagados en su totalidad por una de ellas o por un mecanismo de seguro. Lo importante es que los fondos sean suficientes para compensar al jurado por analizar las pruebas y votar un veredicto.

Modelo 1. El perdedor paga. En este caso, la parte que gana la disputa recibe un reembolso de su depósito de arbitraje. El costo del procedimiento recae sobre el perdedor.
Modelo 2. Ambas Partes Pagan. El contrato estipula que ambas partes compartirán el costo del arbitraje y que ninguna parte obtendrá un reembolso, sin importar quien gane.

Resguardo de la Evidencia

El proceso comienza cuando al menos una de las partes cree que hubo un incumplimiento. Cuando esto ocurre, el contrato en formato digital y las pruebas pertinentes son enviados a Kleros con seguridad criptográfica.

El tipo de pruebas dependerá de la disputa en cuestión. En el caso Alice vs. Bob, puede tratarse del texto del acuerdo y los archivos digitales entregados como producto. En una disputa en un juegos en línea donde una parte acusa a la otra de hacer trampa, la evidencia podría ser una grabación de la partida. En un conflicto por un seguro de accidente de automóvil, las pruebas podrían ser el contrato de seguro y las fotos del vehículo dañado.

Selección del Jurado

La selección del jurado se basa en dos elementos: autopostulación de candidatos y sorteo. Para evitar represalias e intimidación, los jurados no están obligados a proporcionar una prueba de identidad.

El desafío clave es: ¿cómo crear los incentivos adecuados para que jurados anónimos juzguen las disputas de manera honesta?

Este problema puede resolverse a través de una combinación entre un token y un mecanismo de selección aleatoria. Cualquiera puede postularse como candidato a jurado en una corte depositando un token llamado pinakion (PNK) que representa la posibilidad de ser elegido como jurado en una disputa.

A mayor cantidad de tokens depositados por un usuario, mayor será la probabilidad de que sea elegido como jurado. La selección se realiza de manera aleatoria entre todos los usuarios que depositaron su token en una corte específica.

El mecanismo es resistente a ataques e intentos de manipulación. Los candidatos se postulan en una corte, no en casos individuales. Cada corte tiene múltiples casos simultáneos. Un mecanismo de sorteo asigna al candidato a un caso específico. Esta forma de selección actúa como protección contra sobornos. Desde el punto de vista del atacante, una parte muy importante del dinero tendría que ser utilizada para sobornar jurados que ni siquiera acabarían formando parte del tribunal.

Una vez que los jurados han sido elegidos, los PNK quedan congelados. Sólo serán liberados una vez que el tribunal haya emitido su veredicto.

Clément, un experto en seguros, puede ser seleccionado como jurado en la Corte General y en la Subcorte de Seguros. Chief puede ser elegido como jurado en la Corte General, en la Subcorte de Comercio Electrónico y en la Subcorte de Trabajo Independiente.

Análisis de información

Los usuarios sorteados como jurados reciben acceso a la evidencia. Ahora, cada uno tiene que analizarla y dar su veredicto. Diferentes cortes tienen distintos parámetros respecto del procedimiento y el tiempo que los jurados tendrán para tomar una decisión, la complejidad de las opciones de votación y la posibilidad de comunicarse con las partes.

Las disputas más sencillas involucrarán sólo dos partes y dos opciones. Por ejemplo, en la disputa entre Alice y Bob, la decisión podría ser: “¿Quién tiene razón en la disputa? ¿Alice o Bob?”. Una opción algo más compleja podría ser: “De 0 a 100, ¿cuán culpable es Bob?”.

Votación

Una vez procesadas las pruebas, los jurados votan una de las opciones. Están obligados a proporcionar una justificación para su decisión. La opción ganadora es la mediana del voto de los jurados. Esta opción da un resultado consensuado y es robusta al voto estratégico.

Apelación

En caso de que una parte no esté conforme con la decisión, siempre tiene la posibilidad de apelar. Las sentencias pueden ser apeladas múltiples veces. En cada ronda, se forma un nuevo tribunal con el doble de jurados que en la ronda anterior más uno. La parte que apela tendrá que pagar la tasa de justicia. En caso de volver a perder, puede apelar nuevamente, siempre haciéndose cargo de los costos del proceso.

El proceso de adjudicación de Kleros.

Redistribución de Monedas

Una vez que el jurado llega a una decisión definitiva, los PNK son descongelados y redistribuidos entre los jurados. Cada jurado ganará o perderá tokens en función de la coherencia de su voto con el de la mayoría.

La redistribución se basa en la lógica del punto focal o Schelling Point, concepto desarrollado por Thomas Schelling, experto en teoría de los juegos y Premio Nobel de Economía 2005. Schelling llamó punto focal a una solución que los agentes tienden a utilizar para coordinar su comportamiento en ausencia de comunicación o cuando las partes no confían en la otra.

Si los jurados fueron seleccionados correctamente, si tenían acceso a la misma evidencia y si tenían los incentivos correctos, el concepto de punto focal sostiene que deberían llegar a un veredicto similar sobre el mismo caso. Según este concepto, los jurados que votaron de manera incoherente con el resto no estaban debidamente calificados (se postularon en una corte para la que no tenían suficiente conocimiento) o no realizaron un análisis apropiado (tal vez, votaron demasiado rápido, sólo para cobrar sus honorarios).

Los incentivos de los jurados vienen de dos fuentes: 1) Los honorarios de arbitraje; 2) La redistribución de pinakion desde los jurados que votaron de manera incoherente hacia los que votaron de manera coherente.

Imaginemos que la disputa entre Alice y Bob fue resuelta con 7 jurados. Bob, el perdedor, pierde su depósito de $100 en ETH, que se utiliza para pagar honorarios a todos los jurados. Ignasi y Julio, los dos miembros del jurado que votaron incoherentemente con el resto, pierden su PNK, que es transferido a los jurados que votaron coherentemente. Daniel, Ezequiel, Frederic, Gabriela y Hadass, los jurados quienes votaron coherentemente, experimentaron una ganancia económica en ETH y PNK.

Distribución de las monedas una vez terminado el caso.

Como de costumbre, algunos usuarios intentarán abusar del sistema. Pero Kleros es robusto contra ataques. Manny lo aprendió por experiencia. Él siempre se había considerado el más listo de todos. Cuando descubrió Kleros, vio una oportunidad de ganar algo de dinero fácil. Compró PNK y comenzó a depositarla en cortes que pagaban altos honorarios de arbitraje. Por supuesto que, cuando era elegido como jurado, ni siquiera se molestaba en leer la evidencia. Sólo votaba al azar.

Muy pronto, Manny descubrió que estaba perdiendo dinero. Como su voto era con frecuencia incoherente, sistemáticamente perdía PNK. Al cabo de unas semanas, se quedó sin monedas y abandonó el plan.

El PNK es un elemento crítico del sistema porque proporciona los incentivos para que Kleros produzca decisiones verdaderas. La expectativa de ganar o perder monedas brinda a los usuarios un incentivo a postularse en las cortes donde realmente tienen experiencia, a analizar las pruebas cuidadosamente y a votar honestamente. Un jurado que escoge los casos equivocados, que no analiza cuidadosamente la evidencia o que no vota honestamente sufrirá una pérdida económica y abandonará el sistema.

Kleros: un Protocolo General de Justicia

Aunque en este artículo se utiliza el ejemplo de una disputa de desarrollo de software, Kleros es capaz de adjudicar una amplia gama de casos. Algunos comenzarán a funcionar en un futuro inmediato. Otros sólo serán viables en un plazo mayor.

Arbitraje de Pequeñas Disputas

A comienzos de los años ‘60, el 11,5% de los casos presentados en tribunales estadounidenses llegaba a juicio. En 2002, era sólo el 1,8%. El declive no se debe a que haya menos disputas, sino a la creciente utilización de procesos alternativos de resolución (Katsh y Rabinovich-Einy 2017: 14).

En las últimas décadas, con el fin de recortar el presupuesto de administración de justicia, distintos gobiernos promovieron el uso de la resolución alternativa de conflictos (ADR) en áreas tales como disputas comerciales, protección al consumidor y empleo. Algunas aplicaciones de Kleros incluirán arbitrajes de pequeñas demandas como fraudes de tarjeta de crédito, reclamos de consumo y en alquileres de vivienda. Los casos serán resueltos en línea y la ejecución estará a cargo del gobierno, al igual que los arbitrajes voluntarios tradicionales.

Trabajo Independiente

El mercado de trabajo está mutando desde las relaciones tradicionales entre empleador y empleado a contratos a distancia y flexibles con proveedores independientes (Friedman 2005). El caso de Alice vs. Bob explicado más arriba es una típica disputa con un freelancer.

La tecnología de Kleros podría contribuir de manera notable a ampliar las oportunidades de trabajadores de todo el mundo, especialmente los de países con marcos jurídicos débiles. Un cliente de Alemania o Estados Unidos podría contratar servicios de programación o diseño a trabajadores independientes de Vietnam, Zimbabwe o Bolivia. En caso de disputa, Kleros podrá brindar un servicio de arbitraje que actualmente no existe. Esto aumentará significativamente las oportunidades de ser contratados para trabajadores de países con marcos jurídicos débiles.

Financiamiento Colectivo

El crowdfunding (financiamiento colectivo) es una creciente fuente de recursos para equipos emprendedores. Esto plantea una serie de preocupaciones sobre la capacidad del equipo de cumplir con los resultados prometido a los patrocinadores.
Un equipo emprendedor realiza una ronda de crowdfunding para financiar el desarrollo de un software. El acuerdo indica que los fondos serán transferidos una vez que se alcancen ciertos hitos de desarrollo. El próximo pago se realizará después del lanzamiento de la versión 2 del producto. Sin embargo, una vez que el equipo presenta el software, algunos patrocinadores reclaman: “Esto es realmente la versión 1 con algunas modificaciones menores”.

Kleros podría constituir un jurado para analizar la evidencia y tomar una decisión. Para esto, los contratos de crowdfunding del futuro podrían tener a Kleros como mecanismo de decisión sobre el cumplimiento de hitos de un proyecto.

Redes Sociales

A medida que las interacciones sociales empiezan a ocurrir online, problemas de acoso, invasión de privacidad e información falsa se vuelven cada vez más importantes. Pueden causar graves pérdidas reputacionales y monetarias, así como daños psicológicos.

Soushiant y Uri están teniendo una discusión en una plataforma de social media. Uri denuncia a Soushiant por un comentario que viola los términos y condiciones de la plataforma.

Soushiant responde: “Mi comentario no violó los términos y condiciones. No es mi culpa si Uri es demasiado sensible”. La evidencia es analizada por un jurado en Kleros. El jurado decide que el comentario de Soushiant violó los términos y condiciones. La plataforma quita a Soushiant 20 puntos de reputación.

Propiedad Intelectual

En el mundo en línea, existen muchas pequeñas disputas por infracciones a derechos de propiedad intelectual. Por ejemplo, usuarios que suben en su blog alguna foto o video perteneciente a otros.

En plataformas como YouTube, estos reclamos se resuelven a través de algoritmos de inteligencia artificial como Content ID, que bloquea los contenidos identificados como una violación a derechos de autor. Pero una solución más transparente podría obtenerse a través de un jurado de Kleros. Los jurados podrían analizar el reclamo y dar una solución casi inmediata y de bajo costo.

Conclusión

El comercio electrónico crece a un ritmo de dos dígitos. Se espera que alcance un mercado de 2 billones de dólares en 2020. Se estima que la economía colaborativa alcanzará un valor de 335 mil millones de dólares en 2025. El Banco Mundial prevé que el uso del crowdfunding para la compra de acciones alcanzará un mercado de 96 mil millones de dólares anuales sólo en los países en desarrollo hacia 2025.

Los sistemas jurídicos de la era de los estados nacionales fueron exitosos en la creación de un marco institucional para el crecimiento económico y la prosperidad social. Frente a la revolución digital, sin embargo, están alcanzando sus límites de complejidad. En el contexto de la nueva economía, los sistemas legales requieren un profundo replanteo. Pero son pocos los que investigan la infraestructura legal desde una perspectiva sistémica.

Los abogados investigan lo que es la ley. Los economistas estudian lo que la ley debería ser para cumplir con objetivos como la promoción del comercio. Pero casi nadie estudia lo que determina la eficacia del derecho como un sistema (Hadfield 2015: 215).

La incapacidad de los sistemas legales para resolver las disputas de la era de la Internet llevó a plataformas como eBay o Alibaba a desarrollar sus propios mecanismos de resolución de disputas. Sin embargo, más allá de estas iniciativas aisladas para resolver problemas específicos, no ha surgido ningún sistema horizontal que pueda aplicarse en todos los ámbitos y que pueda beneficiarse de una mayor especialización a lo largo del tiempo. Kleros busca convertirse en este sistema.

Aunque se basa en tecnologías de punta como el blockchain, la criptografía, la teoría de los juegos y la inteligencia colectiva, su lógica ya era conocida por los griegos hace 25 siglos: la justicia puede ser hecha entre pares.

Las criptomonedas están contribuyendo a la causa de la inclusión financiera. La inclusión de justicia es un objetivo igualmente importante. Así como el bitcoin democratiza el acceso a servicios financieros. La promesa de Kleros es la democratización de la justicia para todos.

Referencias

Black, Duncan (1948). On the Rationale of Group Decision-Making. Journal of Political Economy, 56. The University of Chicago Press.

Blt, Manuel (1981). Coin Flipping by Telephone: a Protocol for Solving Impossible Problems.

Boegehold, A. L. (1995). The Lawcourts at Athens: Sites, Buildings, Equipment, Procedure, and Testimonia. American School of Classical Studies at Athens.

Brabham, Daren (2013). Crowdsourcing. The MIT Press Essential Knowledge series.

Brassard, Gilles; Chaum, David and Crepeau, Claude (1988). Minimum Disclosure Proofs of Knowledge. Journal of Computer and System Sciences, 37, 2, 156–189. Academic Press, Inc.

Buterin, Vitalik (2016). Decentralized Court.

Buterin, Vitalik (2014). SchellingCoin: A Minimal-Trust Universal Data Feed.

Buterin, Vitalik (2015). The P + epsilon Attack.

Buterin, Vitalik (2014). Ethereum, A Next-Generation Smart Contract and Decentralized Application Platform.

Buterin, Vitalik (2017). Introduction to Cryptoeconomics.

Certicom Research (2010). Standards for Efficient Cryptography 2.

Clarkson, William (2013). Time-Lock Cryptography, Sending Messages to the Future.

Douceur, John (2002). Revised Papers from the First International Workshop on Peer-to-Peer Systems. Springer-Verlag.

Ford, Bryan (2002). Delegative Democracy.

Friedman (2005). The World Is Flat: A Brief History of the Twenty-first Century. Farrar, Straus and Giroux.

Friedman, David (1994). A Positive Account of Property Rights. Social Philosophy & Policy, 11. Cambridge University Press.

Hadfield, Gillian (2016). Rules for a Flat World: Why Humans Invented Law and how to Reinvent it for a Complex Global Economy. Oxford University Press.

Katsh, Ethan and Rabinovich-Einy, Orna (2017). Digital Justice: Technology and the Internet of Disputes. Oxford University Press.

Laudan, Larry (2006). Truth, Error, and Criminal Law. An Essay in Legal Epistemology. Cambridge Studies in Philosophy and Law.

Lesaege, Clément (2017). Random Number Generation using Sequential Proof of Work.

Martic, Dusko (2014). Blind Arbitration. Sintelnet WG5 Workshop on Crowd Intelligence: Foundations, Methods and Practices.

Nakamoto, Satoshi (2008). Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System.

Peterson, Jack and Krug, Joseph (2015). Augur: a Decentralized, Open-Source Platform for Prediction Markets.

Reitwiessner, Christian (2016). From Smart Contracts to Courts with not so Smart Judges.

Schelling, Thomas (1980). The Strategy of Conflict. Harvard University Press.

Sztork, Paul (2015). Truthcoin, Peer-to-Peer Oracle System and Prediction Marketplace.

Teusch, Jason and Reitwiessner, Christian (2017). A Scalable Verification Solution for Blockchains.

van den Herik, Jaap and Dimov, Daniel (2012). Towards Crowdsourced Online Dispute Resolution. Journal of International Commercial Law and Technology.

van den Herik, Jaap and Dimov, Daniel (2011). Can the eBay’s Community Review Forum Fairly Resolve Disputes? Proceedings of the 23rd Benelux Conference on Artificial Intelligence.